Las cabezadas y las bridas son elementos esenciales del equipo de equitación, diseñados para proporcionar control y dirección al caballo durante la monta. Aunque ambos cumplen funciones similares, existen diferencias clave en su diseño y uso.